domingo, 13 de febrero de 2011

El claro del bosque



Escrita por Wenceslao Fernández Flórez (1885-1964). Es parte de su libro Tragedias de la vida vulgar (1922) reditado por ediciones 98 el año pasado.
Es un conjunto de cuentos predominantemente realistas, pero contiene dos relatos subtitulados "Historia de pesadilla".  "La fría mano del misterio" ya lo comenté, este que nos ocupa es incluso mejor.
Su origen onírico, al que apunta el Sr. Fernández Flórez con el mencionado subtitulo me parece muy probable. No es un mero ejercicio surrealista, como lo es por ejemplo "Noche de carnaval" de Ros de Olano; aquí hay una lógica, una inevitabilidad operando por debajo de los insólitos acontecimientos, pero es una lógica que no es de este mundo, sino del que existe al otro lado de las puertas de marfil y cuerno. Otra prueba, de índole mágica, sobre el origen onírico del cuento es lo que podríamos llamar su gran disposición a abandonar la página escrita y volver a convertirse en sueño, como un compuesto inestable que tendiera a volver al estado gaseoso de las ensoñaciones. La misma noche que lo leí, vi en mis sueños la casa en el calvero del bosque, la casa de Ricardo Mans donde busca refugio el peregrino hacia Santiago que narra la historia. Pero si en el relato la casa de Mans es un lugar inquietante y peligroso en mi sueño la miraba con deseo y añoranza. Y no era traicionar el sentido de la historia, sino que mi yo durmiente desea no despertar, y así, en el ámbito subcosciente me voy acostumbrando a la idea de la muerte. En ese sentido la casa de Ricardo Mans es la muerte, o el sueño como antesala de la muerte.
Un relato extraordinario sobre él que se podría estar elucubrando mucho tiempo. Pero es mejor soñarlo, porque es cuando revela su verdad más íntima. Don Wenceslao no era solo un fino humorista y un prosista puro y castizo, sino que tenía una vena visionaria de lo más convincente. Por lo que se puede ver en las dos "Historias de pesadilla", el autor no desdeñaba recurrir a los grandes arquetipos del terror, el vámpiro y el fantasma y ubicarlos en espacios de inquietantes atmósferas soñadas más que en ámbitos realistas, que es el procedimiento tradicional de Bram Stoker y M.R. James. Pero en este relato el carácter soñado del vampiro no es ningún alivio pues el narrador también sueña, y en el sueño es vulnerable, y el escenario onírico se revela como un infierno en donde no es posible saciar el deseo pero si perder la sangre. Uno de los grandes cuentos españoles de lo sobrenatural.

5 comentarios:

Carlos dijo...

Vuelvo a caer rendido ante la sorprendente historia de Fernández Flórez. Nada tan inquientante como un sueño del que no te puedes desprender. El desarrollo poético en un bosque amenazador retrotrae a su gran obra de "El bosque animado". Tu presentación es excelente y me alegro de entrar por aquí para descubrir a nuestros olvidados. Un saludo.

Manuel Torcuato dijo...

Gran alegría de leerte de nuevo por aquí, Carlos. "El bosque animado"... Lo tengo que leer sin duda. La única novela que he leido de Fernández Flórez (El sistema Pelegrín) me divirtió mucho, pero la verdad es que tengo muy pocas lecturas en novela humorística, que no me atrae mucho en principio. Aunque "El bosque animado" no es solo eso, imagino por lo que dices. De momento he adquirido "Fantasmas" una colección de relatos de nuestro autor sobre el tema de los aparecidos, de carácter humorístico, por lo que parece. La primera edición (1930) con bonitas láminas a todo color de Bartolozzi. Así que quizás haya pronto más entradas de nuestro autor, si alguno de esos relatos me conquista como han hecho los dos reseñados.

Carlos dijo...

Recuerdo haber leído algunos relatos de "Fantasmas", pero tendría que rememorarlos. Como ya comenté en mi blog, la lectura de "El bosque animado" es imprescindible. Hay buen humor, pero sobre todo hay fantasía a raudales y un halo poético que lo impregna todo. No me canso de recomendarla y su relectura fue como recuperar placeres olvidados. Anímate para traerla a tu especialísimo espacio. Un saludo.

Manuel Torcuato dijo...

La traeré, sin duda, algún día. Gracias por la recomendación. Por cierto que parece que en los planes de "Ediciones 98" estaría la redición de "Fantasmas".

marga dijo...

Yo vivo cerca del bosque al que hace referencia en su libro "El bosque animado", es una de las joyas de la naturaleza que tenemos aquí en Galicia.
abrazos

Seguidores