sábado, 15 de enero de 2011

El resentimiento de un contrabandista

Escrito por Juan Manuel de Azara, publicado en el Semanario Pintoresco Español en 1846. Lo he leído en la Antología del cuento romántico, Editorial Biblioteca Nueva, Madrid 2008.

De este Azara solo conocemos sus cuentos. No parece que se hayan encontrado datos sobre su vida; es uno de esos literatos que el tiempo olvidó, aunque sus cuentos han aparecido en alguna antología de literatura del XIX español.

Cuando hablé de "Los tesoros de la Alhambra" me referí que en general, y a la espera de ese relato que me haga cambiar de opinión, la literatura fantástica del romanticismo no me atrae mucho. Te puedes encontrar relatos bien escritos, como "La calumnia" de Mila i Fontanals, pero ocurren en esa edad media estereótipada del gusto romántico, y a mi la literatura fantástica que me atrae es la que sucede en el "ahora" de cada autor. Y luego hay relatos ambientados en el momento histórico del autor pero que los desgracia el estilo romántico con todos sus excesos: turbiedad, retórica y ampulosidad. Por ejemplo "Yago Yask" de Pedro de Madrazo.
"Los teroros de la Alhambra" era esa excepción maravillosa, el relato exquisitamente escrito que introducía lo fantástico en la actualidad romántica.

"El resentimiento de un contrabandista" está narrado muy bien, y ocurre en 1827. Bingo por tanto. En ese año el gobierno de su Majestad Católica decide imponer una política de tolerancia cero sobre los contrabandistas que infestan la Andalucia occidental. Tal es el marco en que ocurre una historia de venganza sobrenatural ¿o no hay tal elemento sobrenatural? Porque lo que hace destacable este relato, aparte su transcurso elegante e impecable, es la ambigüedad "todoroviana" del relato. Lo he leído con toda la atención de que soy capaz, y mi veredicto parece inclinarse por una solución de compromiso, que me parece enormemente sugestiva: hay colaboración entre agentes sobrenaturales y naturales en la consecución de la venganza.

2 comentarios:

Pílades dijo...

Manuel Azara en un escritor muy recóndito. Me gusta que en tu página hables de autores competamente olvidados, la historia de la letras patrias te lo agradecerá.

Manuel Torcuato dijo...

Gracias, amigo Pílades (si tal calificación no es innecesaria con quien ha escogido como nombre el de ese modelo de fidelidad y sacrificio). Cada vez me doy más cuenta de que el olvido, aunque afecta, por ley de vida, a todas las épocas literarias, a todos los géneros, ha sido especialmente inclemente con aquellos que más vuelo han dado a la imaginación. En consecuencia, el buscador de sueños olvidados tendría, en esta hipótesis, más posibilidades de encontrarse cosas realmente interesantes que el interesado en cuadros costumbristas, por poner un ejemplo, donde el naufragio habría sido menor.

Seguidores